Rusia

Inmenso Estado sucesor de la antigua Unión Soviética, de la que se segregaron e independizaron muchos territorios, pero es aún el de mayor extensión superficial del Mundo, asentado sobre la Europa Oriental y todo Asia Septentrional.
Capital: Moscú
Limita al sur con Georgia, Azerbaiján, Kazajstán, China, Mongolia y Corea del Norte; por el suroeste con los mares de Azov, Negro y Caspio; por el oeste con Bielorrusia y Ucrania; por el noroeste con el golfo de Finlandia (Mar Báltico), Noruega, Finlandia, Estonia y Letonia; por el norte con los mares de Blanco, Barents, Kara, Laptev y de Siberia Oriental, en el Océano Glacial Ártico; por el este con los mares de Bering, de Ojotsk y de Japón, en el Océano Pacífico.
La inmensidad del territorio ruso explica la inagotable variedad y heterogeneidad de paisajes y medios geográficos, siendo el más interesante y sorprendente el de la Taiga, extensísimo bosque boreal de coníferas, cerrado hacia el norte por la Tundra, tierra helada con musgos y líquenes y algunos abedules y sauces enanos.
Clima templado continental, tenuemente suavizado en las proximidades del Mar Negro y, algo menos, del Océano Pacífico. Salvo en el norte, de fríos perennes, los veranos pueden ser bastante calurosos (hasta 30º); los inviernos son muy crudos (-25º) y de muy larga duración. Escasas precipitaciones bajo forma de nieve en invierno y poco superiores, de forma tormentosa, en verano.
En Moscú se aprecia la crudeza y persistencia de las temperaturas invernales y la moderación de las veraniegas, con unas medias entre -18º y -10º en los meses de invierno y entre 16º y 20º en los de verano.

Moscú y San Petersburgo

Principal centro urbano y turístico de Moscú es la Plaza Roja, de considerables dimensiones, en la que se emplaza el Kremlin, complejo de edificios rodeado de torres y de murallas y marco de monumentos, catedrales, el tesoro de los Zares, el postrevolucionario Palacio de Congresos, etc., además de la Tumba de Lenin, los grandes almacenes Gum y la Catedral de San Basilio, famosa por sus torres rematadas por cúpulas en forma de bulbos.
Fuera de la Plaza, frente al Kremlin, está el gran Museo Pushkin de Artes Plásticas (pinturas impresionistas en especial) y, próximo a los almacenes Gum, en la Plaza Sverdlov, el mundialmente conocido Teatro Bolshoi.
Moscú es una ciudad plagada de Museos, Teatros y originales iglesias como la de la Resurrección, la de San Nicolás el Tejedor o la Catedral de la Epifanía.
Todo el centro tradicional está encinturado por una amplia calle de circunvalación, de cambiantes nombres a cada tramo, en cuyo interior todas las calles se disponen como aros concéntricos con centro de simetría en la Plaza Roja, de la que salen calles radiales, creando un arquetípico plano radiocéntrico.
La revolución comunista levantó, con fines de prestigio, inmensos edificios como el Hotel Rusia, el de mayor capacidad de Europa, el Hotel Ucrania y los ostentosos rascacielos de la Universidad y del desaparecido Comecom (Consejo Económico de Ayuda Mutua de los países comunistas).
San Petersburgo es una de las más armónicas y originales ciudades del Mundo, totalmente diseñada en gabinete por decisión del Zar Pedro el Grande a principios del x. XVIII, siguiendo los principios urbanísticos y arquitectónicos barrocos y neoclásicos. Fue capital del Imperio Zarista hasta el triunfo de la revolución bolchevique, tras el que cambió el nombre por el de Leningrado.
Sobre 44 islas, vertebrada por el río Neva y varios canales con sus respectivos puentes, dispone sus arterias y plazas para lucimiento de monumentos de excepcional riqueza y decoraciones. Destacan: la Plaza del Palacio, con el Palacio imperial y la enorme columna granítica de Alejandro, de 47 m. de altura; el Smolny, próximo a la Plaza de Rastrelli; la Fortaleza de Pedro y Pablo, cerca de la antigua Plaza de la Revolución; la Catedral de San Isaac, cerca del Almirantazgo; la de Nuestra Señora de Kazán y la iglesia de la Resurrección, en la grande y suntuosa avenida Nevski, conocida como Perspectiva Nevski, que empieza en el Neva junto al Palacio de Invierno y acaba en el Monasterio Alejandro Nevski.
San Petersburgo abunda en palacios, como el de Mármol, el de Beloselski-Belozevski, el Stroganoff (obra sin par de Rastrelli), el Kshesinskaya, el Meshnikov, el Taurida, con un espléndido parque, etc.
Entre los 50 Museos destaca el Ermitage, bordeado por el río Neva, uno de los más completos y ricos del Mundo. Posee más de 2.000.000 de obras de arte, muestras extraordinarias de los mejores artistas y las mejores culturas del Mundo, aunque sólo hay a la contemplación pública poco más de 15.000.
En el área de influencia de San Petersburgo hay varios núcleos con valiosos palacios zaristas, en marcos de bellos espacios naturales. Muy visitado, a menos de 30 Km., es el de Peterhof, Palacio de Verano, en medio de un bonito parque.
Aparte de estas ciudades histórico-artísticas Rusia dispone de otros recursos y actividades. En la parte meridional, en el Cáucaso, se practica esquí, alpinismo, descanso estival en muy numerosos balnearios y en núcleos residenciales.

Compartir