Impacto del Turismo en las Sociedades del Ocio

Es básico conocer los impactos que acarrean las actividades turísticas para la planificación del turismo y el ocio. Así se podrá elaborar una metodología que atienda a las necesidades reales, y poder modificar las áreas impactadas, y los problemas sociales que han surgido.
Entre los impactos del turismo se distinguen los impactos inducidos y los indirectos, y a continuación se clasifican los impactos medioambientales, los económicos, los socioculturales, y el impacto que conlleva la implantación del turismo social. La mera implantación del turismo en una zona produce un impacto, pero no todos son negativos.
Los impactos del turismo en bloque (medioambientales, económicos y socioculturales) que inciden originan problemas sociales en las poblaciones locales, a las que habrá que introducir Políticas Públicas y Sociales para ir solventando las disfuncionalidades acaecidas, y cambiar hacia un turismo de desarrollo sostenible
que los corrija.
Safari explica la dificultad que existe en separar los ámbitos económicos y socioculturales. Elabora un esquema de los impactos del turismo en la sociedad y los divide en dos plataformas:
  1. En la Plataforma de defensa del turismo el ámbito de la Economía trabaja en múltiples campos, y proporciona empleos. Genera un intercambio exterior, y se puede construir sobre infraestructuras ya existentes. El desarrollo se efectúa con productos locales, y se complementa con la producción de otras actividades económicas. Es, en definitiva una actividad positiva de grandes efectos multiplicadores. En el ámbito Sociocultural, el turismo impacta positivamente porque amplia la educación, y promueve el entendimiento y la paz internacional. Reduce las barreras del lenguaje, las socioculturales, las raciales, las políticas, las religiosas, y las barreras de género. Ayuda a la conservación del patrimonio, y refuerza la apreciación de la propia cultura.
  2. En la plataforma de aviso del turismo, la Economía en el transcurso del tiempo causa inflación, y favorece la fuga de capital. Su implantación supone estacionalidad y origina desempleo. A veces, implica un desarrollo económico desnivelado, que lleva a la dependencia exterior. Incrementa los efectos de demostración, que surge con el encuentro entre turistas y residentes y anfitriones.Destruye recursos en las zonas y crea contaminación. El ámbito sociocultural: la falta de entendimiento, con la consecuente aparición de xenofobia, y contaminación social. La cultura llega a comercializar la triada (cultura, religión y arte), hasta el punto de reducirlas a estereotipos mercantilizados, amenaza la estructura familiar, contribuye a la prostitución, incrementa la criminalidad, y conduce a conflictos sociales en la comunidad receptora.

Impactos Medioambientales y Económicos

Mediante un análisis comparativo, que va del estudio de la situación inicial de las zonas de destino, a la situación que ofrecerá en el futuro. De esta manera, se puede efectuar actualizaciones que mitiguen o reduzcan los efectos negativos de una planificación, y poder combinarlo con la sustentabilidad ambiental.
Para la obtención de impactos físicos de la actividad turística se utiliza la capacidad de carga que Mathienson y Wal la definen como el máximo número de personas que pueden utilizar un emplazamiento, sin provocar una alteración inaceptable en la calidad de la experiencia de los visitantes.
Burton distinguió tres conceptos diferentes en la capacidad de carga:
  1. El ecológico.- que determina el nivel de degradación ecológica que se considera aceptable.
  2. El paisajístico.- que delimita el uso recreativo de un paisaje.
  3. El perceptual.- que mide el grado de saturación de cualquier recurso.
Para el estudio de los impactos medioambientales hay que conocer previamente los impactos positivos y negativos. Respecto a los impactos negativos la OMT señala la contaminación arquitectónica (no integrada en el paisaje) como son los resorts playa. Otro impacto es la segregación de residentes locales en países no
desarrollados, en los que gran parte de sus poblaciones carecen de medidas para disfrutar de las actividades y facilidades turísticas. Contaminación acústica y la polución del aire en zonas congestionadas por el tráfico. Con las actividades deportivas se produce la erosión de la zona. Se relaciona también la rivalidad en la utilización de los recursos naturales, ya que la solicitud del suelo para actividades turísticas, resta posibilidades de desarrollo para la agricultura. La construcción de carreteras, aeropuertos y complejos urbanísticos también tienen su incidencia en el equilibrio ecológico, y con la aglomeración de visitantes y las necesidades de agua contribuyen al desequilibrio hidrológico, que también favorece a los incendios y la
desertización.
Lickorish y Jenkis añaden otros impactos negativos como la contaminación visual del diseño de hoteles y edificios que distorsionan el estilo arquitectónico. La masificación de turistas puede ocasionar malestar en la población residente. Y los daños en recintos históricos y arqueológicos.
Rivas y Macadán clasifican los impactos ambientales según el ciclo de transporte (contaminación acústica, emisiones de gas y cualquiera que proceda del transporte turístico y sus infraestructuras). El ciclo de alojamiento incluye los residuos generados por los turistas, el consumo de energía, agua, y la interacción turista-medio fuera del alojamiento.
En relación a los impactos medioambientales positivos, la OMT indica la revalorización del entorno natural cuando una zona de destino ha entrado en crisis y se contribuye a revalorizar su entorno natural con la denominación de parques naturales para proteger la flora y fauna. Para la apreciación y toma de conciencia de los recursos ambientales se aplicó el programa de Banderas Azules de la Unión Europea, que respalda el establecimiento de estándares de calidad, y las iniciativas de planificación por parte de la Administración para mantener y controlar la calidad ambiental.
Lickorish y Jenkis indican como positivos la conservación de áreas naturales importantes, la conservación de recintos arquitectónicos e históricos, limpiar el medio ambiente en general a través del control del aire, del agua, etc. El realce del medioambiente y la mejora de las infraestructura local de carreteras, aeropuertos,
etc.
Clasifican los principales impactos económicos del turismo en cuatro:
  1. Las ganancias en divisas.
  2. La contribución a los ingresos estatales.
  3. La generación de empleo y renta.
  4. El estímulo del desarrollo regional.
Los impactos económicos internacionales conllevan unos flujos del comercio global bastante importantes y es posible que sea el sector más relevante de la economía mundial. El turismo internacional tiene impactos fundamentales en el comercio (comportamiento consumista de los turistas), en la distribución (al hacer
los turistas gasto en los países menos ricos.
Es significativa la incidencia en la balanza de pagos.
El estado es otro sector que recibe contribuciones del sector turístico de manera directa (cobro impuestos de la renta) y las indirectas (impuestos que gravan sobre mercancías y servicios que se suministran a los turistas. Impactos en el empleo y la renta.
En suma, los impactos económicos son muy sustanciosos y diversos, y destaca la influencia que tiene para el desarrollo regional y en el caso de algunos países, supone la única alternativa factible a la agricultura.
Rivas y Magadán hacen una ampliación de los impactos:
  1. Desarrollo del propio sector motivado por el consumo del turista.
  2. Desarrollo de otros sectores debido al efecto multiplicador.
  3. Distribuciones de la renta.- contribuye a la igualación de la renta entre zonas deprimidas y permite una distribución más justa.
  4. Modificación de las estructuras de consumo.
  5. Influencia sobre los precios.- se requiere una adecuada política de ajuste de la capacidad adquisitiva.
  6. Efectos de la inversión.- se crea capital fijo para particulares y para el Estado.
  7. Efectos sobre el empleo.- fuente generadora de empleo.
  8. Efectos del turismo sobre la Balanza de Pagos.
  9. Generación de rentas fiscales.

Impactos Socioculturales

Hasta la década de los 70 prácticamente la totalidad de los estudios sobre el turismo se centraban en los beneficios económicos. Una vez que se asienta la infraestructura económica emergen otros enfoques analíticos sobre cuestiones y problemas en las relaciones sociales y culturales entre turistas y residentes y
anfitriones.
En este marco se introduce la hipótesis del contacto de Reisinger que da cuenta de la multiculturalidad en las sociedades del ocio, y que sitúa en el centro de las actividades turísticas y de ocio, el encuentro entre las diferentes culturas, que es el ámbito idóneo para la comprensión social y cultural, que puede minimizar los
riesgos de prejuicios, conflictos y tensiones, y favorecer así el intercambio cultural en igualdad de condiciones.
Desde la perspectiva analítica cronológica, la observación y detección del fenómeno multuculturalidad en el encuentro entre turistas y residentes y anfitriones, se sitúa a mediados de la década de los 70 del siglo XX. La multiculturalidad nace de este impacto sociocultural afincado en un espacio (zona determinada de destino turístico y de ocio), y en una temporalidad (estacionalidad y momento de la jornada diaria).
Emanuel De Kart especifica tres contextos en los que con frecuencia se mezclan e interactúan turistas y residentes y anfitriones:
  • Mercados.
  • Playas, paseos, restaurantes, etc.
  • El momento de intercambiar ideas o informaciones.
Es decir, que el encuentro se da en las tiendas y mercadillos donde compran, y se requiere un entendimiento internacional, también en contextos en los que los anfitriones prestan un servicio exótico, y son tratados como objetos de curiosidad, a los que se fotografía como un elemento más del paisaje y de la zona visitada.
En esta fase evolutiva en la que predominaba el turismo de masas, el motivo del viaje de los turistas no era precisamente la de interesarse por la cultura local a la que se visitaba, sino la de satisfacer el derecho de viajar, disfrutar y descansar, dentro del ghetto adscrito con sus costumbres, creencias y comportamientos de sus países de origen. La segregación se produce inevitablemente en estas fases, y se caracterizan por el afán de consumo de masas, la no integración en las sociedades de destino, la acumulación de imágenes culturales, y la carencia de interés por los rasgos socioculturales y los problemas sociales de las zonas de destino turísticas.
La característica fundamental de los impactos socioculturales es que emergen a largo plazo, y son cualitativos, sus formas externas se manifiestan en estilos y formas de vida, en el sistema de valores éticos y morales, y en las actitudes y conductas sociales.
De manera que los impactos positivos socioculturales se sitúan en las fases de euforia y de apuesta por el desarrollo, y en la final que es donde se implementa la planificación sostenible. A partir de aquí emergen los impactos negativos, que conllevan problemas sociales, y que se dan en las fases de apatía, irritación,
estancamiento, antagonismo y declive, que corresponden, a su vez, a las etapas de consolidación y estancamiento del desarrollo.
Los impactos no necesariamente se derivan del mero contacto del turista con los residentes y anfitriones, Cooper et ali distinguen entre los impactos socioculturales indirectos y los inducidos. Los indirectos son los que proceden de los cambios sociales que van asociados a las nuevas infraestructuras, formas de
comunicación y de trasporte que acarrea la implantación del sector turístico. Los impactos inducidos van decantándose conforme se asienta la estructura económica en la zona de destino, y el nivel de vida aumenta, y modifica el comportamiento de consumo de la población local, diversificando sus necesidades, y provocando sucesivos cambios sociales.
En consecuencia, la interacción entre poblaciones aporta beneficios positivos tanto para los turistas como para los residentes y anfitriones, y son los denominados impactos socioculturales positivos.

Impactos socioculturales positivos en las poblaciones

La OMT muestra en sus investigaciones el beneficio de la recuperación y conservación de valores culturales, que el turismo ha introducido, y se constata en el interés de los residentes y anfitriones por la propia cultura, sus tradiciones, costumbres y patrimonio histórico. Es un despertar cultural para los residentes.
Por tanto, el turismo interviene y colabora en la rehabilitación de las costumbres locales como la artesanía, la gastronomía, festivales, etc.
Un segundo impacto positivo se acrecienta cuando existe diálogo y reconocimiento, lo que favorece una mayor tolerancia y bienestar para la comunidad en general. El efecto demostración resulta beneficioso en este contexto, porque anima a los residentes a trabajar para conseguir un nivel de calidad de vida, y un valor de igualdad.
El tercer impacto positivo señala el aumento de la tolerancia social, que se manifiesta en la participación de practicar un intercambio cultural con los residentes de la región que visitan, lo que facilita la comprensión y el respeto de las diferencias.
El artículo 1, apartado 5 del Código Ético Mundial para el Turismo especifica lo siguiente:
Artículo 1. Contribución del turismo al entendimiento y al respeto mutuos entre hombres y sociedades.
5. En sus desplazamientos, los turistas y visitantes evitarán todo acto criminal o considerado delictivo por las leyes del país que visiten, y cualquier comportamiento que pueda resultar chocante o hiriente para la población local, o dañar el entorno del lugar. Se abstendrán de cualquier tipo de tráfico de drogas, armas, etc.

Impactos socioculturales positivos en la infraestructura de destino

La OMT enfatiza la importancia de la calidad de la experiencia turística en cuanto que depende de un conjunto de atracciones principales, infraestructuras y facilidades que estén al alcance, por lo que la mejora en las facilidades e instalaciones de la sociedad de destino turística es un efecto positivo.
Se produce una preservación y rehabilitación de monumentos, edificios y lugares históricos. A nivel general, el turismo constituye un medio para el desarrollo y la promoción.
El artículo 5, apartados 3 y 4 del Código Ético Mundial para el Turismo:
Artículo 5. El turismo, actividad beneficiosa para los países y las costumbres 
3. Se prestará atención a los problemas específicos de las zonas litorales y de los territorios insulares, así como de las frágiles zonas rurales y de montaña, donde el turismo representa con frecuencia una de las escasas oportunidades de desarrollo frente al declive de las actividades económicas tradicionales.
4. De conformidad con la normativa, los profesionales del turismo, y en particular los inversores, llevarán a cabo estudios de impacto de sus proyectos de desarrollo en el entorno y en los medios naturales. Facilitarán con la máxima transparencia y la objetividad pertinente toda la información relativa a sus programas futuros y a sus consecuencias previsibles, y favorecerán el diálogo sobre su contenido con las poblaciones interesadas.

Turismo Social y Problemas Sociales

La emergencia del Turismo Social se produce como resultado de un proceso evolutivo, en el que el sector turístico se ha desarrollado tanto y tan rápidamente que ha impactado en toda la estructura social. Por tanto, el turismo social reclama un turismo para todos.
El turismo social se estructura para las personas mayores, para los discapacitados, los jóvenes, las mujeres, etc. Y abre nuevas dimensiones a una demanda que requiere el diseño de nuevas estrategias y productos turísticos específicos, que atienda a cada una de las colectividades, y sean accesibles, tanto desde el punto de vista físico, como desde el económico.
En el Seminario Internacional de Turismo Social en 1995 se constata el interés por esta modalidad de turismo, y se enfoca como un sector generador de riqueza y de empleo, y un instrumento eficaz para incrementar el bienestar de los ciudadanos europeos.
Los impactos de esta tipología de turismo se perfilaban como favorables para la elevación de la calidad de vida, una mayor integración personal y social, y un cambio positivo de la imagen social. Se comprobó el impacto económico favorable sobre la generación y mantenimiento del empleo.
En la Declaración de Montreal en 1996 se analiza el Turismo Social como un alto ideal frente a la discriminación, y un reto para la integración. Se asienta en la Declaración Universal de los Derechos Humanos que expresa el derecho a descansar, al tiempo de ocio, a un límite de horas laborales y a  vacaciones pagadas.
Las ventajas que el turismo social tiene para el futuro, fueron determinadas a través de los siguientes puntos:
  1. Un forjador de la sociedad.- se involucra en la lucha contra la desigualdad y la exclusión de los diferentes culturalmente.
  2. Un promotor del crecimiento económico.- atrae a todos los grupos de ingreso y edad. Genera flujo continuo de personas e inversiones, contribuye al desarrollo regional. Produce riqueza nacional e internacional, y estimula la transferencia de recursos de las economías más ricas hacia los países más pobres.
  3. Participa en las prácticas de gestión del terreno.- desarrollo sostenible. Trae nuevos recursos a regiones olvidadas, promueve el desarrollo sin agotar los recursos.
  4. Es compañero en los programas globales de desarrollo.- el turismo cuando es controlado y respeta el ambiente natural y las comunidades locales, constituye una de las esperanzas económicas, sociales y culturales de muchas regiones en desarrollo.
El artículo 7. apartados 3 y 4, del Código Ético Mundial para le Turismo:
Artículo 7. Derecho al turismo
3.Con el apoyo de las autoridades públicas, se desarrollará el turismo social, en particular el turismo asociativo, que permite el acceso de la mayoría de los ciudadanos al ocio, a los viajes y a las vacaciones.
4. Se fomentará y se facilitará el turismo de las familias, jóvenes y estudiantes, de las personas mayores y de las que padecen discapacidades. 
Serán en los impactos negativos globales y específicos, donde van a manifestarse los problemas sociales en la zona de destino turístico.
Entre los impactos negativos figuran las diferencias sociales, el impacto negativo del efecto demostración, y los impactos del turismo de masas. El encuentro entre sociedades, y más concretamente entre turistas y residentes y anfitriones en los destinos turísticos, produce unas relaciones sociales y culturales, que si no se
dispone de una buena planificación turística, puede dominas la desarmonía, y producir prejuicios, discriminaciones, rechazos, conflictos, explotación sexual de menores y adolescentes, dominación, explotación laboral y vacío sociocultural.
Artículo 10. Aplicación de los principios del código ético mundial para el turismo
2. Los agentes del desarrollo turístico reconocerán el papel de los organismos internacionales, en primer lugar el de la OMT, y de las organizaciones no gubernamentales competentes en los campos de la promoción y del desarrollo del turismo, de la protección de los derechos humanos, del medio ambiente y de la salud, con arreglo a los principios generales del derecho internacional.

Compartir