La OMT Características y Funciones

La OMT tiene sus orígenes en la Unión de Organismos Oficiales de Turismo, que se formó en Londres en 1946 con una estructura de una ONG. Un año más tarde, se celebró la Primera Asamblea General en la Haya y durante la década de los cincuenta la sede central fue Ginebra (Suiza).
A mediados de los sesenta empezó a colaborar con las Naciones Unidas y, en 1.970 se aprueban los nuevos estatutos de la OMT, pasando de ser una ONG a un organismo gubernamental.
En 1.975 se celebra la primera Asamblea General, como organismo gubernamental, en Madrid; que será su sede desde 1.976.
La misión de la OMT es fomentar y desarrollar el turismo como intrumento para la paz y el entendimiento mundial, el desarrollo económico y el comercio internacional.
En 1.994 la OMT establece la primera definición de turismo: “el turismo comprende las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual por un periodo de tiempo consecutivo inferior a un año con fines de ocio, por negocios y otros”.
Hasta llegar a esta definición universal de turismo fueron muy diversas las definiciones dadas por expertos; todas ellas quedan reflejadas en la definición dada por la OMT.
También hace diferentes clasificaciones de factores como la demanda, la oferta, el viajero, el turista, el excursionista, los tipos de turismo, los elementos del gasto turístico, el municipio, la zona, los núcleos, el destino y los operadores turísticos, el turismo sustentable, alternativo y la calidad del turismo.
Una de las aportaciones más importantes de la OMT ha sido la elaboración y puesta en marcha de unos principios de convivencia social en el encuentro entre sociedades, enmarcados en la Declaración de la Haya sobre Turismo y en el Código Ético Mundial para el Turismo.
La Conferencia de Manila (1.980) introduce además de la contribución del turismo a la expansión económica, la comprensión internacional, la paz, la prosperidad y el respeto universal de los derechos y libertades humanas, sin distinción de sexo, lengua, raza o religión.

Conceptos y Definiciones del Turismo Según la OMT

La OMT es la única organización intergubernamental en materia turística. Entre sus miembros figuran más de 153 países, siete territorios, así como más de 370 miembros afiliados de los sectores público y privado.
Según Valdés los elementos que inciden en el turismo son: el incremento de las economías occidentales, el bienestar alcanzado, el tiempo disponible para el ocio, la generalización de la educación, la reducción de la edad de jubilación, la renta disponible, el cambio en las tendencias de valores que favorecen los viajes de placer, la aparición de nuevas necesidades de ocio y recreación y el fraccionamiento de las vacaciones.
La OMT se da cuenta de que es necesario homogeneizar conceptos y estadísticas en materia de turismo; ya que no existe una definición universal de Turismo y no hay estadísticas fiables y homogéneas comunes a todos los países.
En 1.991 se celebró la Conferencia sobre Viajes y Estadísticas de Turismo (Conferencia de Ottawa) organizada por las Naciones Unidas, la OMT y el Gobierno de Canadá, para aplicar una serie de recomendaciones internacionales con el objeto de analizar y desarrollar las estadísticas de turismo.
La OMT y la ONU establecen unos factores para fijar un sistema coherente de estadísticas turísticas, que son los siguientes:
  1. Fomentar la elaboración de estadísticas turísticas más representativas, facilitando una mayor compatibilidad entre los datos nacionales y los internacionales.
  2. Proporcionar datos turísticos más fiables y certeros a los profesionales del sector, gobiernos, etc. para mejorar sus conocimientos sobre los productos o servicios turísticos y las condiciones del mercado y, para poder actuar en consecuencia.
  3. Suministrar una conexión entre la oferta y la demanda turística.
  4. Permitir una valoración de la contribución del turismo a los flujos comerciales nacionales e internaciones.
Se establecen otras definiciones en materia turística, como son los de demanda, espacio geográfico, oferta y los operadores turísticos.
Demanda. Comprende la totalidad de los consumidores de bienes y servicios que ofrece el turismo, clasificados en viajeros, visitantes, turistas y excursionistas.
Dependiendo del lugar de procedencia de los turistas y el destino elegido establece nuevos términos:
  • Turismo domestico o interno: residentes visitando su propio país.
  • Turismo receptivo: no residentes procedentes de un país determinado.
  • Turismo emisor: residentes del propio país que se dirigen a otros países.
Estas tres modalidades se combinan formando otras tres:
  1. Turismo interior: turismo interno o doméstico + receptivo.
  2. Turismo nacional: turismo interno o doméstico + emisor.
  3. Turismo internacional: turismo emisor + receptivo.
Espacio geográfico. Queda delimitado en el espacio turístico, definido como el lugar geográfico determinado donde se sitúa la oferta turística y hacia el que fluye la demanda.
La oferta turística. El conjunto de productos turísticos y servicios disponibles en un destino turístico determinado. Representa un todo formado por los servicios, los productos, la imagen, el hábitat…
Los operadores turísticos. Son todos los agentes que participan en la actividad turística, normalmente como intermediarios entre el consumidor final (turista) y los diferentes productos turísticos.
Aparecen más tarde otros conceptos derivados de los cambios que se están produciendo en la sociedad, cambios en las necesidades, mayor información por las nuevas tecnologías, etc. Estos conceptos son los de turismo sustentable, que hace referencia al desarrollo turístico sin degradar ni agotar los recursos existentes, atendiendo a la conservación de los recursos, de manera que se asegure, tanto a las generaciones presentes como a las futuras, el disfrute de éstos. Otro concepto es el de turismo alternativo, caracterizado por un mayor interés hacia los recursos naturales, culturales (tradiciones, artesanía, gastronomía, danza) y, en definitiva mayor interés por los hábitats y las personas que en ellos residen. Y la calidad en el turismo, basado en la satisfacción a los visitantes, a las empresas y a los residentes, consiguiendo beneficiar a todas las partes intervinientes.

Principios Básicos de Convivencia Social en el Turismo

La Declaración de la Haya sobre Turismo (1.989) y el Código Ético Mundial para el Turismo (1.999) establecen unos principios básicos de convivencia social.
El eje principal de éstos gira en torno a la paz, la prosperidad económica y el entendimiento entre todas las naciones del mundo y sirven para orientar a los agentes interesados en el desarrollo del turismo (gobiernos centrales y locales, comunidades autónomas, el sector turístico y sus profesionales y todos los visitantes, nacionales e internacionales).
La Declaración de la Haya sobre Turismo es una conferencia interparlamentaria, organizada por la Unión Parlamentaria y la OMT, compuesta por 10 principios:
  1. El turismo es un fenómeno cotidiano que comprende todos los desplazamientos libres de las personas fuera de sus domicilios y lugares de trabajo, y todos aquellos servicios creados para satisfacer sus necesidades. Es una actividad esencial en la vida de las personas y es un factor determinante de la calidad de vida en las sociedades contemporáneas. Todo esto implica que los gobiernos deban actuar para garantizar la paz y la seguridad; factores imprescindibles para el desarrollo turístico nacional e internacional.
  2. Es un eficaz instrumento de crecimiento socioeconómico para todos los países. Requiere medidas con ayuda de la cooperación técnica bilateral y multilateral, para alcanzar los siguientes objetivos:
    • Construir una infraestructura sólida.
    • Instituciones de formación para el personal del sector turístico.
    • Inclusión del turismo en un plan integrado de desarrollo en los países que tengan otros sectores prioritarios.
    • Aunar el desarrollo turístico nacional con la promoción del internacional.
    • Conseguir un crecimiento equilibrado e integrado que beneficie a la comunidad local.
    • Tener muy en cuenta la capacidad de absorción turística de los lugares de destino.
  3. La integridad del medio natural, cultural y humano como condición fundamental del desarrollo turístico, que contribuya a la protección y mejora del entorno físico y del patrimonio cultural; en definitiva, al aumento de la calidad de vida. Resulta fundamental la elaboración de una planificación integrada del desarrollo turístico, basada en la noción de desarrollo duradero; al igual que la creación de formas alternativas de turismo, en las que el turista tiene un mayor contacto con la población local y sus costumbres.
  4. Se establecen las características de los turistas internacionales: toda aquella persona que se desplace a un país distinto del de su residencia habitual, que no ejerza ninguna actividad remunerada en el país visitado y cuyo principal motivo del viaje sea una visita o una estancia no superior a tres meses.
  5. Es el derecho al descanso y al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones pagadas periódicas.
  6. La facilitación de los viajes como elemento esencial en la promoción del turismo y deben intervenir las autoridades públicas y el sector privado. Convenio de Budapest sobre facilitación de viajes, visitas y estancias turísticas.
  7. La seguridad, el respeto de la dignidad y la protección de los turistas son requisitos previos del desarrollo turístico. Es necesario garantizar la seguridad y la protección de los turistas y de las instalaciones turísticas y el respeto de la dignidad de los mismos.
  8. El terrorismo como amenaza real para el turismo y los movimientos turísticos.
  9. La calidad de los servicios turísticos, incidiendo en el hecho de una necesaria formación de los profesionales del turismo y también de la sociedad en general.
  10. Alude a las autoridades públicas y al sector privado para implementar una planificación integrada y coherente del turismo. Para ello será necesaria la cooperación internacional a escala mundial y regional como condición indispensable.
Estos 10 principios se relacionan con diferentes instrumentos con los que trabaja la ONU.

El Multiculturalismo de la OMT

La Conferencia Mundial de Manila (1980) introduce que el turismo no sólo debe contribuir a la expansión económica, sino también a la comprensión internacional, a la paz, a la prosperidad y al respeto universal de los derechos y libertades humanos, sin distinción de raza, sexo, lengua o religión. Por tanto, la multiculturalidad se va desarrollando en la riqueza compartida y debe pasar por el respeto de los visitantes a las tradiciones, al patrimonio, al entorno paisajístico y, de manera especial, a las personas y hábitats.
En la Declaración de Manila sobre Turismo Mundial se consolidan los objetivos y la naturaleza del Turismo en un mundo dinámico sometido a profundos cambios y transformaciones sociales.
Surgen modalidades y manifestaciones diferentes, como el turismo para determinados sectores: juventud, tercera edad, discapacitados…
En la Carta del Turismo y en el Código del Turista de Sofía (1985) se establece que los Estados deben favorecer un crecimiento ordenado y armonioso en las actividades turísticas e integrar sus políticas turísticas en su política global de desarrollo. Además deben proteger el medio ambiente, garantizar la seguridad de los visitantes y de sus bienes y ofrecerles las mejores condiciones de higiene y acceso a la salud.
La Carta del Turismo Sostenible de Lanzarote (1995) afirma que el establecimiento de los criterios de sostenibilidad debe ser respetuoso ecológicamente a largo plazo, viable económicamente y equitativo desde una perspectiva ética y social para las poblaciones locales.
Con la Declaración sobre la Prevención del Turismo Sexual Organizado (El Cairo, 1996) se quiere hacer frente a uno de los problemas sociales más graves que provienen del impacto negativo de las actividades turísticas y de ocio y, que han fomentado el desarrollo de la explotación y abuso sexual.
En 1997 se atiende a cuestiones sociales con la Declaración de Manila sobre los Efectos Sociales del Turismo, la Conferencia Ministerial sobre Océanos y Nuevos Espacios Turísticos (1998), un Nuevo Código Ético Mundial para el Turismo (2000), las Medidas de recomendación de la OMT para la Seguridad en el Turismo (1991), la Salud de los Viajeros en el extranjero, las áreas de actividades desarrolladas por la OMT y la readaptación de los nuevos perfiles del ocio y del turismo con el Libro Blanco.
El Nuevo Código Ético Mundial para el Turismo (2000) intenta abarcar la comprensión y promoción de los valores éticos comunes de la Humanidad, en un espíritu de tolerancia y respeto de la diversidad, de las creencias religiosas, filosóficas y morales.
Este Código se pidió en una resolución de la Asamblea General de la OMT (Estambul, 1997) y los diez artículos que la componen fueron aprobados en la reunión de la Asamblea General de la OMT en Santiago de Chile (1999). Fue reconocido oficialmente en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2001.
Sus diez artículos son:
  1. Contribución del Turismo al entendimiento y al respeto mutuo entre hombres y sociedades.
  2. El Turismo, instrumento de desarrollo personal y colectivo.
  3. El Turismo, factor de desarrollo sostenible.
  4. El Turismo, factor de aprovechamiento y enriquecimiento del patrimonio cultural de la Humanidad.
  5. El Turismo, actividad beneficiosa para los países y las costumbres.
  6. Obligaciones de los agentes del desarrollo turístico.
  7. Derecho al turismo.
  8. Libertad de desplazamiento turístico.
  9. Derechos de los trabajadores y de los empresarios del sector turístico.
  10. Aplicación de los principios del Código Ético Mundial para el Turismo.

Compartir